off

El motivo de alabarle

Por Jonathan Anderson.

Hay mucho que comprender de la Alabanza, pero es bien importante que lo hagamos igual que con Dios: viviéndolo de una manera práctica.

¡Él está vivo! y nos anhela fervientemente. Estuvo dispuesto a TODO por nosotros al dar a Jesús, su único hijo, para que muriera, y al resucitar venciera la muerte y el pecado para que ya no haya NADA que nos separe de Él.

No debemos perder el tiempo intentando comprender a Dios, cuando podemos conocerlo. Nuestra Alabanza no debe quedarse sólo en un canto, un estudio, o algo que queremos decir a Dios, si podemos hacer de ella un modo de vida. Dios nos la ha dado como una herramienta poderosa que es de gran bendición para nosotros.

Literalmente, la palabra alabanza quiere decir: El producto de enunciarafirmaciones positivas sobre una personaobjeto o idea. Dice Su Palabra que toda la creación le alaba. ¿Necesitará Dios que le estemos recordando todas las cosas grandes que Él es? ¡Claro que no! ¿Entonces cuál es el punto de alabarle? Recordarnos a nosotros mismos Quién es Dios. Y para eso tenemos el espacio infinito, la variedad de animales, los colores de las flores, la vida microscópica, la fuerza del terremoto, la complejidad del cuerpo humano, y tantas cosas más.

La importancia de que nosotros alabemos, es para que nuestro cuerpo declare la grandeza de Dios y que nuestra alma lo escuche. Si alabamos correctamente, vamos a declarar conforme a La Palabra de Dios, y la Fe viene por el oír Su Palabra. De esta manera, Dios nos ha dado la Alabanza como un arma poderosa que ¡Fortalece nuestra Fe! La misma por la que somos salvos y dignos de entrar en Su Presencia, y aquella por medio de la cual podemos mover montañas.

Hay muchísimas maneras de alabar a Dios, y a medida que nosotros vayamos entrando en esta experiencia y modo de vida, vamos a ir descubriendo nuevos modos de hacerlo y de perfeccionarlo. Tocar instrumentos o cantar es solamente una de tantas. Sin importar el medio, lo importante es hacerlo siempre de corazón. ¿Cómo sueles hacerlo tú? Te invito a que profundices cada vez más en alabar a Dios, y experimentes la bendición que definitivamente traerá a tu vida.